Cronicas

728x90 AdSpace

  • Noticias

    martes, 12 de septiembre de 2017

    Cambios en la Galaxia


    "Siento una perturbación en la fuerza"
    Obi-Wan Kenobi


    Para mi primera columna en la cueva había pensado escribir sobre el racismo en las redes sociales cada vez que se elige a una persona de raza negra para interpretar a un "intocable dios de la infancia"; pero soy "warsie" y dado el nombre que escogí, es apropiado que comience con las noticias de la lejana galaxia puesto que para muchos han sido perturbadoras; creo que hasta escuché a Obi-Wan expresar su famosa frase hace dos noches antes de irme a dormir.

    Lo preocupante fue que un director más fue echado con todo y tiliches de la producción, está bien, eso no es cierto,  todavía no tenía utilería para llevarse, solo un  montón de papeles que era su guion. Colin Trevorrow no llegó a filmar ni un cuadro del Episodio 9, a pesar de que había sido anunciado con tanto optimismo para rematar el acto final de la nueva saga.

    El despido es el tercero bajo las órdenes de Kathleen Kennedy y todo hace suponer que la mujer debería abandonar el crucero imperial en donde defiende al maléfico imperio de los productores, pero ¿es así? ¿Todo es culpa de Kennedy?

    Analicemos rápidamente las salidas de directores, quienes hay que decir que todos tenían como común denominador el haber demostrado cierta capacidad en sus proyectos recientes, tal como Gareth Edwards y Rian Johnson, uno con una película ya aclamada, y el otro con el que menos problemas ha enfrentado, sin publicidad negativa y con todo el apoyo hasta el momento, falta ver el Episodio 8 para un juicio final.

    Josh Trank, el creador de la bien recibida Chronicle, fue el primero en irse de estas producciones en forma de spinoff. Se dijo primero que fue por el mal comportamiento del director cuando realizaba Fantastic Four, lo cual está reflejado en la película, con ello sellando su despido. Sin embargo, tiempo después Trank afirmó que él fue quien rogó hacerse a un lado, puesto que el resultado de Fantastic Four le indicó que debía perseguir proyectos originales y no llevar el peso de una franquicia, es decir, Kennedy no lo despidió.

    El segundo en la fila (o segundos) fueron el dúo Christopher Miller y Phil Lord, creadores de Cloudy With a Chance of Meatballs.  Los directores fueron exigidos por Lawrence Kasdan, una voz poderosa en la fuerza, para que dirigieran su bebé, el spinoff de Han Solo, que en realidad quería dirigir Kasdan pero que no le era permitido por ciertas leyes cinematográficas. Kasdan pensó que podía hacer lo que quería con ellos, mientras que Lord y Miller pensaron que podían hacer lo que les daba la gana con el guion de Kasdan.  Pequeña falla de comunicación. El final era previsible. Kasdan tiene tanto peso como Kennedy, aunque sea moral, dentro del universo warsie, así es que Kennedy fue obligada a contratarlos... y a despedirlos.

    Y viene el último de la fila, Trevorrow, al que sí se le puede achacar toda la culpa a Kennedy, al menos es lo que parece hasta ahora. Después de entregar un blockbuster enorme con Jurassic World, parecía más que ideal para llevar el peso ya no de un spinoff, como en los casos anteriores, sino el de los capítulos de saga, y con el "bang" final ni nada más, ni nada menos.  Tal vez fue la experiencia con Lord y Miller, tal vez a Kennedy le dolieron las críticas de que no había prestado atención al proyecto de Han Solo y que debió haber jalado la cuerda antes; lo que se dice es que el guion de Trevorrow sufrió un tremendo golpe con la muerte de Carrie Fisher, y la decisión de Lucasfilm de prescindir del personaje de Leia en el capítulo final.

    No hubo taza de café, cerveza, porro de marihuana o contacto con la fuerza, que le proveyera la salida al escritor y director, por lo menos una satisfactoria. Es muy probable que Kennedy sí tuviera la mano más pesada después de lo sucedido con Han Solo, así que la decisión de deshacerse del director endeble antes de comenzar a filmar es bastante comprensible.

    Al analizar los hechos, para mi, solo un despido de los tres tiene a Kennedy como firma en todos sus aspectos. Aunque esto no la exime de las críticas del todo, al final de cuentas ella está al frente del barco.

    Es responsable de entrar a un juego apresurado que marca la industria y que parece dar como único productor bien librado en elloa a Kevin Fiege (aunque también ha tenido sus problemillas). Ese juego que tuvo como características el elegir directores con tanta anticipación por contar con un buen proyecto en su currículum y no esperar a un segundo filme para corroborar la capacidad en el caso de Trevorrow y Trank; y el de confiar en el poderoso Lawrence Kasdan en Miller y Lord. En el caso de Edwards y Johnson funcionó, en los demás es la triste historia que ya comentamos.

    ¿Me preocupa? Ni un poco. No siento perturbación en la fuerza, no la sentí cuando salieron Miller y Lord, mucho menos ahora. Kennedy lleva dos aciertos en dos entregas. Creo en ella y en su capacidad. Hasta el momento me ha hecho feliz y no veo el por qué desecharla de un proceso como si fuera entrenador de la selección mexicana de fútbol, aunque Han Solo resulte ser una porquería.


    ¿Y quién vendrá para terminar el episodio 9? Se dice que Rian Johnson, lo que sería coherente por la forma en que ha trabajado con Lucasfilm, se dice que J.J. Abrams para terminar su bebé, lo que también sería fabuloso para Star Wars, entonces ¿para qué preocuparse? Hay que confiar en la Fuerza.

    #Esteban

    Autor: Esteban Gil

    Escritor, crítico, nerd, comentarista de radio y televisión. Esteban es el Leonardo de Crónicas del Multiverso.

    Website: Fabrica 4D

    • Facebook
    Scroll to Top