Cronicas

728x90 AdSpace

  • Noticias

    miércoles, 11 de mayo de 2016

    Necesitábamos una película como Captain America: Civil War



    Después de fiascos como Batman v Superman y decepciones como Avengers: Age of Ultron la “Burbuja de las películas de superhéroes estaba a punto de romperse”, frase que le encanta repetir a los payasitos del internet cuando a una película de éste género no le va tan bien.

    Sin embargo, era cierto que nuestro tan brillante y esplendoroso optimismo estaba un tanto alicaído luego de que las películas más fuertes de ambas franquicias no habían cumplido con las expectativas generadas alrededor de ellas. Sí, Deadpool fue una grata y refrescante sorpresa al igual que Ant-Man, pero necesitábamos una película fuerte que nos regalara una sonrisa y nos hiciera sentir que esto iba por buen camino. Nuestras plegarias fueron escuchadas. Damas y caballeros estamos ante una de las mejores películas de superhéroes de la historia: Captain America: Civil War es magnífica.


    No sólo nos regalaron todo aquello que a los fanáticos nos encanta ver en la pantalla grande: acción superheróica, persecuciones, actos imposibles y superpoderes en su máxima expresión; no sólo fue eso, además de esos elementos tenemos una trama sólida, un conflicto que se siente real, un villano manipulador con motivaciones genuinas, una estupenda interacción entre los personajes y los nuevos integrantes de la familia se llevan las palmas por su gran caracterización.

    El choque de ideologías entre el Cap e Iron Man es legítimo, se percibe cómo ambos creen estar haciendo lo correcto por las razones correctas y lo que más me gustó es que notas cómo ambos realmente lamentan no poder estar de acuerdo. Notas cómo les afecta ver al equipo separarse, cómo fuerzan a los demás miembros a elegir un lado con el simple hecho de tratarse de ellos, cómo tratan en más de una ocasión de ponerse de acuerdo pero las desafortunadas circunstancias se los impiden al grado de que se ven forzados a pelear entre ellos. En serio, esa batalla en el aeropuerto será recordada como la forma correcta de hacer una película de superhéroes.


    La manera en que los personajes interactúan es fantástica y a pesar de tener tantos de ellos compartiendo la pantalla no se siente que estén de más o que su intervención sea forzada. Cada uno de ellos tiene su momento de brillar y no los sientes como un vil adorno de mesa o como un vil y llano monigote para golpear. La manera en la que todos se relacionan es creíble y verlos juntos es un auténtico deleite a la pupila. Y como cereza en el pastel, los nuevos integrantes del elenco fueron gloriosos:  Spider-Man y Black Panther brillaron con luz propia y sus personalidades muy bien llevadas al cine.

    Esta cinta no solo superó mis expectativas sino que también vapuleó a todas las dudas y críticas prematuras que a los fans nos encanta hacer: Supo manejar a la mayor cantidad de personajes en pantalla que se haya visto, les dio su lugar justo a cada uno de ellos, la razón del conflicto fue real y legítima, el villano tuvo motivos válidos para hacer lo que hizo y sumado a esto tenemos el humor característico que Marvel le ha impregnado a sus cintas, el cual es muy bien recibido sobretodo luego de la pseudo-seriedad adulta de Batman v Superman.


    Y es que es inevitable caer en las odiosas comparaciones. La temática de ambas películas es básicamente la misma, solo que por un lado Batman v Superman fracasó miserablemente no solo en justificar el conflicto entre los personajes, sino en darles una personalidad a los mismos que no fuera la de unos completos idiotas. Donde una presentó elementos desorganizados arrojados al azar con una trama impresionantemente forzada, aquí tenemos una disputa real, válida, entendible y justificada donde realmente no existe un ganador reconocible. Y es que ese no era el punto. ¿Team Cap o Team Iron Man? No se molesten en discutir el ganador niños y niñas porque simplemente no lo hay.

    No hay de qué preocuparse amigos y amigas, estamos en buenas manos con los hermanos Russo para las futuras entregas de Avengers, ahora solo nos queda disfrutar de una muy buena película, agradecerla y estar esperando ansiosamente lo que se avecina. Un futuro prometedor y brillante para todos…menos para los DCliebers equis de.


    ¿Calificación final? 4.5 de 5 rayitos en mi Botesómetro. Realmente le he estado dando vueltas en mi cabeza para descubrir que le faltó para alcanzar la perfección y creo que he encontrado la razón: creo que me faltó un poco del ingrediente “Villano colorido maligno superpoderoso”. No, no era necesario para la trama que la película nos iba a entregar y siendo francos ¿Quién quiere un villano hueco como Ultron o Malekith o alguno de esos que a Marvel le encanta regalarnos? Sobretodo siendo que el villano es generalmente el eslabón más débil de la gran mayoría de las películas de Marvel Studios tal vez deberíamos estar agradecidos de que el villano en esta ocasión fuera de bajo perfil pero sólido y auténtico, pero en fin, no puedo hacer nada al respecto. Tal vez en un futuro recapacite sobre mi postura pero por lo pronto se quedó solo un peldaño por debajo del Olimpo de las películas de superhéroes en mi lista personal.

    ¿Conseguirla en su versión casera? Ya quiero tener en mis manos la cajita edición especial con la mitad del escudo del Cap y la mitad de la mascarita de Ironman porque eso va a salir ¿O no?...¿No?

    My two cents.

    #BotePower

    Autor: Uriel Botello

    El optimismo de Bote es legendario, todavía piensa que el Necaxa va a ascender de nuevo.

    Website: Crónicas del Multiverso

    • Facebook
    Scroll to Top