Cronicas

728x90 AdSpace

  • Noticias

    martes, 22 de diciembre de 2015

    Star Wars: The Force Awakens (Cine) (2015)




    It's true. All of it. The Dark Side, the Jedi. They're real.

    Las luces se apagan, y los familiares acordes de John Williams resuenan en las múltiples bocinas a nuestro alrededor; el título aparece y del fondo de la pantalla surgen las palabras esperadas: Episode VII. Algo que muchos creíamos jamás ver, cuando la siempre-cambiante historia de la mente creativa detrás de este universo ficticio parecía haberse cristalizado ya: no habría más Star Wars una vez finalizadas las precuelas. Pero la compañía del ratón tocó las puertas del rancho Skywalker, y Lucas prefirió deshacerse de eso a lo que le había dedicado su vida crear. Habría más Star Wars. Sólo restaba saber si esta continuación sería un cálido y entusiasta regreso al Star Wars con el que crecimos, o un cínico intento de explotar la nostalgia de los que nos hacemos llamar fans. Un pensamiento reductor, porque Star Wars: The Force Awakens es más que capaz de ser ambas cosas a la vez.




    Episode I

    Star Wars, la original de 1977 a la cual me rehusó a llamar “A New Hope”, capturó la magia del cine como pocas cintas lo han hecho. George Lucas se nutrió de amplios antecedentes para realizar lo que sería un maravilloso sincretismo cultural. Kurosawa, Lang, Herbert y una miríada de autores de literatura y cómics de varios países sirvieron como base para crear su universo. Libros y descarta iones enteras se han escrito analizando la postestructuralidad de Star Wars y función-autor de Lucas; la substancia que se encontraba debajo de su función, que era recrear los seriales cinematográficos de los que Lucas era fan.

    Podemos ver que esto continuo de manera muy similar con las precuelas, pero al igual que su contemporáneo y amigo Steven Spielberg en su más reciente película de Indiana Jones, el resultado no fue muy satisfactorio. El maniqueísmo central de la trilogía original fue reemplazado por matices grises. El interés de Lucas de mostrar la decadencia organizacional de un gobierno y mostrar cómo el maligno Imperio Galáctico no surgió espontáneamente sino que fue la continuación y reemplazo de la antigua Republica; los Jedis, sucumbieron no sólo ante los artilugios de Palpatine, sino en parte también por sus propias deficiencias. Desafortunadamente, las limitadas capacidades de Lucas como guionista y su consabido desdén por sus actores no lograron realizar su compleja visión en la pantalla. El resultado fue algo nuevo y diferente, pero deficiente, que distaba mucho de ser lo que los fans querían ver.

    Incluso en las precuelas, podemos notar las mismas variadas fuentes que que inspiraron a Lucas, pero a pesar de las enormes indulgencias de Lucas, volcarse en sí mismo fue rara vez una de ellas. Star Wars: The Force Awakens, de manera intencional, es radicalmente diferente en ese aspecto; es la primera película de Star Wars en la cual su intertextualidad es enteramente interior. En otras palabras, Star Wars: The Force Awakens es la primera película de Star Wars cuya inspiración principal es otras películas de Star Wars. De cierta manera es inevitable. J.J Abrams es un director que creció viendo cintas de Lucas y Spielberg, por lo que es natural que esto se vea reflejado en su trabajo, así como el trabajo de Lucas y Spielberg reflejaba aquellos que pertenecieron a anteriores generaciones.




    Episode II

    Conocemos la historia: un joven en un planeta desértico y sin mucho futuro se involucra en un conflicto de proporciones épicas gracias a algunas coincidencias, inicialmente rechaza el llamado y  con la ayuda de un viejo mentor (que pronto fallece) empieza a cumplir su destino que concierne, al menos al inicio, ayudar a hacer estallar un arma increíblemente poderosa. Ya no es ni siquiera un Monomito Cambelliano; es un Monomito Starwarsiano, y coincide con la intención de Lucas de darle una “métrica” poética a la serie – y a la correspondiente Teoría Anular de Star Wars. La correspondencia 1:1 con Star Wars ( y a menor medida, con The Phantom Menace) ha sido la fuente principal de las criticas. Sin embargo, esto es parte fundamental de la estructura de la saga de Star Wars; la familiaridad que proviene de la confirmación reiterada es precisamente lo que necesitaba la franquicia. Y, lo más importante, a diferencia de Jurassic World (de Colin Trevorrow, futuro director de Episode IX) no fue meramente un refrito frio y calculador que resultó retrógrado en su ethos, sino que logró capturar aquello que se añoraba de la franquicia gracias al indudable fanatismo y talento narrativo de J.J. Abrams.




    Episode III

    A pesar de que revitalizó la moribunda y decadente franquicia de Star Trek, fue pobre forma de parte de Abrams hacerlo convirtiéndola en Star Wars. Por otra parte, en esas dos cintas vimos por qué Abrams era la persona indicada para traer de vuelta a la familia Skywalker: es un director ágil y capaz de llevar una enorme fuerza y momentum a la pantalla; así como un talento especial para manejar un elenco de personajes e integrarlos a la trama de manera orgánica.

    The Phantom Menace fue la primera cinta de Lucas en décadas y vimos ahí plasmadas todas sus deficiencias. Gracias al talento de su exesposa Marcia como editora (que le mereció un Oscar), se logró esconder en Star Wars su preferencia por tomas estáticas y escenas sin ritmo ni cadencia; por su parte, Abrams tiene una influencia mucho mayor de Spielberg en su manera de hacer cine: sabe cuándo mover la camera para darle un mejor impacto a lo que está tratando de plasmar. Abrams se preocupa menos en los prístinos aspectos técnicos de una toma y más en su función. El mejor ejemplo de ello es en lo que tal vez es uno de los mejores momentos de la cinta: el duelo entre Rey y Kylo Ren. No es tan sorprendente como ver la impresionante calidad atlética de Ray Park contra la juventud y memoria muscular de Ewan McGregor, pero es mucho más efectiva, y recuerda a los duelos entre Luke y Vader, un importante recordatorio que es más eficiente poner emoción y caracterización por encima de coreografía.

    Como Lucas, Abrams también tuvo influencias al momento de filmar la cinta, y hay ciertos momentos como el ver a los Tie Fighters en medio de un ocaso que recuerdan obras como Apocalypse Now!, pero dicho momentos son pocos; en general, lo que Abrams quiere hacer es usar la trilogía original como templete, y el resultado son algunas de las batallas aéreas mejor contadas de la saga, que distan mucho de la confusa cacofonía de naves espaciales que vimos en las precuelas.

    Por por toda la destreza técnica desplegada en la película, no es ahí donde encontramos lo que hace a Star Wars: The Force Awakens funcionar. Para eso, hay que enfocarnos en un talento particular de Abrams que hemos visto en sus otras cintas: los personajes.




    Episode IV

    Fue hasta que se confirmó que Mark Hamill, Harrison Ford y Carrie Fisher retomarían sus papeles que tomó forma la cinta y se empezaron a moldear nuestras expectativas. Era un arma de dos filos: la nueva trilogía no podía ser sobre ellos, pero no podían ser sólo apariciones especiales. Además, habría que recordar las palabras de Orson Welles, quien dijo que un final feliz dependía de cuándo acaba una historia. Ese final de Return of the Jedi, todos juntos y felices, seria invalidado pro forma. Incluso, era obvio que uno de ellos tendría que ser sacrificado dentro de la historia.

    Quién no era particularmente difícil de determinar. Matar a Luke Skywalker seria un despropósito, ya que siempre puede regresar gracias a sus habilidades místicas. Además, sabemos que Hamill se lamentaba de haber dejado de ser Luke justo cuando se había convertido en un Jedi. Matar a Leia, sinceramente, no habría tenido el impacto de matar a los otros dos, así que sólo quedaba una opción. Ford hace mucho que quería morir en una película de Star Wars (y por los accidentes en el set, parece que las películas estaban de acuerdo) y por fin se le cumplió su deseo.

    Francamente, no pudo haber sido en un mejor momento. Ford se mostró más lleno de vida y de emoción en Star Wars: The Force Awakens que en cualquiera de sus otras películas, incluso la de Indiana, cuyo personaje tiene en mejor estima. El Han Solo que vemos es distinto, obvio, con el peso de la edad encima, pero sigue siendo la sabandija que todos añorábamos. Es, también un poco más sabio, ya que ahora su papel es el del Maestro, el guía que le cuenta a las nuevas generaciones que todas las historias que habían escuchado no eran mitos; eran la verdad.

    Era posiblemente uno de los pesos más grandes en los hombros de Abrams: tenia que darle a uno de los originales su ultima aventura y retirarlo con toda la dignidad y respeto del mundo, con la ayuda de Ford, lo logró. Un ultimo viaje a bordo del Millennium Falcon al lado de su mejor amigo y un ultimo y tierno abrazo al amor de su vida antes de darle el mando del Millennium Falcon – literal y figurativo – a la nueva generación antes de morir haciendo eso que tanto amaba: desactivar plot devices.

    Leia tiene una presencia menor, pero esperemos que eso cambie en futuras entregas. Por su parte, aunque no lo vemos hasta el final, y no tiene ningún dialogo, la presencia de Luke se siente a través de toda la cinta. Es el Macguffin, sí, pero muy efectivo, ya que nos deja con muchas expectativas para el siguiente episodio. Y es notable cómo Hamill, en sus pocos segundos en pantalla, logra darnos con su actuación mucho material para especular durante esta espera de dos años.

    Fue una fina línea la que Abrams caminó. Star Wars: The Force Awakens no es sobre Luke, Han y Leia, pero su presencia es de una importancia inconmensurable para la cinta.

    El séptimo episodio de Star Wars es acerca de los que heredaron las llaves del Millennium Falcon y el sable de luz azul. Sorprendentemente, la receptora de los dos símbolos más semióticamente poderosos de la franquicia resultaron ser la misma persona.




    Episode V

    Cuando conocemos a Finn, ni siquiera tiene nombre. Como todo Stormtrooper, fue creado con el único y expreso propósito de servir a sus maestros. Cuando ve por primera vez la maldad del First Order en toda su gloria, decide escapar y continuar sin rumbo hasta que algo le de un propósito en la vida. En cierta medida, su arco recuerda al de Han, excepto que Finn nunca fue tan egoísta, sino que simplemente era cobarde.

    Cobardía es algo de lo que no se puede acusar a Poe Dameron. Poe es una de las estrella de la Resistencia. Es su mejor piloto y el más valeroso, tanto que le encomiendan la misión de vital importancia con la que inicia la película.

    Dos personajes básicos y arquetípicos. En papel suenan bien, pero les agregas a John Boyega y a Oscar Isaac para interpretarlos, y tienes más que eso: tienes a personajes de Star Wars. La relación entre los personajes fue una de las claves que hicieron a Star Wars lo que fue, y en los pocos minutos que minutos que Finn y Poe aparecen en pantalla logran lo que Lucas no pudo en tres películas con Anakin y Obi-Wan. Si se logra mostrar que los personajes se importan entre ellos, se recorre un gran camino para hacer que a la audiencia nos importen.

    Y Rey.

    Rey es la Fuerza que Despierta del titulo. Es una “chatarrera” cualquiera cuyos padres abandonaron y… oh, ya saben. Sigue la misma línea de Luke, letra por letra, excepto que su origen misterioso que conoceremos en la siguiente entrada ya viene incluido, y no fue añadido en retrospectiva en la cuarta revisión del guion de la secuela. Es sorprendentemente adepta a la Fuerza, probablemente más que Anakin o Luke, ya que es capaz de no sólo de dominar casi instantáneamente habilidades que a ellos les tomó tiempo en hacer, sino que lo logra sin siquiera saber que existen. Most Impressive.

    Su capacidad para blandir un lightsaber o pilotear el Millennium Falcon hace que algunos la estén criticando por ser un “Mary Sue”, lo cual es curioso porque rara vez se hace esa queja cuando se trata de otros protagonistas. Como el autor de cómics Mark Waid aptamente señaló, incluso si es un Mary Sue no es algo de facto negativo; la versión de Jerry Siegel de Superman era 100% un Mary Sue (o su contraparte masculina, Gary Stu), y no veo que se use contra Batman, que demuestra habilidades superiores en todos los campos de una manera difícil de justificar incluso con sus vagos años de “entrenamiento”. Prácticamente todos los héroes de acción demuestran capacidades por encima de lo creíble, pero curiosamente sólo a Rey la critican por eso. Claro, para eso además hay que olvidar que Anakin pido pilotear un starfighter hasta destruir la base de la Trade Federation a pesar de no saber cómo pilotear o actuar. También se tiene que dejar de lado que Luke pudo enfrentarse – y eventualmente derrotar – a Vader aunque nunca tuvo nadie con quién practicar el uso de un Lightsaber.

    Sí, Rey parece más poderosa en la Fuerza que sus antecesores, pero no de una manera particularmente sobrecogedora. Criticarla por ello es, sencillamente, ridículo.

    Lo que sí es particularmente es un gran personaje, con Daisy Ridley imprimiendo esa inocencia, capacidad de asombro y sinceridad que Mark Hamill logró con Luke hace casi 40 años.

    Rey es orgullosa heredera del manto de Leia y Padme. No sabemos si es un Skywalker, aunque la verdad, hay un 100% de posibilidades de que lo sea, y como sus antecesoras, no es una damisela en desgracia. Leia en su tiempo rompió paradigmas. Creada en el linaje de Dejah Thoris o Dale Arden, Leia era valiente y decidida; mucho más que una princesa. Padme, hay que recordar, fue la encargada de dirigir el ataque que rompió el sitio de su palacio. Lo que hace a Rey diferente es que tanto Leia como Padme fueron partícipes de la historia de alguien más, y fueron relegadas en subsecuentes entregas. Padme, en particular, fue reducida a un estereotipo para Revenge of the Sith. No creo que eso le ocurra a Rey porque ella es la protagonista de esta historia, y el punto focal del cual se desarrollara la trilogía de secuelas.

    Con ella completando el triunvirato, tenemos lo más cercano a un Star Wars renovado y renacido para nuevas generaciones y que sirve para proporcionar esos ‘role models’ que todos tuvimos y encontramos en las películas originales.

    En el mejor de los casos, es difícil que una historia nos de un personaje memorable, el que Star Wars: The Force Awakens nos de tres es posiblemente lo mejor que J.J. Abrams pudo haber aportado a la franquicia.




    Episode VI

    Toda saga necesita un comienzo, y todo héroe necesita un villano, lo que nos lleva a Kylo Ren. Si Rey es la heredera del lado femenino de la familia Skywalker, Ben Solo-Organa es el del lado masculino. Y así como Rey es más poderosa en la Fuerza, Ben es más poderoso en el berrinche y los pataleos. Abrams nos lo presenta en una manera similar a cómo conocimos a Darth Vader: en medio de stormtrooopers dirigiendo una matanza. Pero para cuando conocimos a Vader ya había dejado de ser Anakin, era un villano formalmente creado, no así con Kylo, cuyo descenso hacia la maldad es simétrico con el ascenso de Rey al heroísmo. Cualquier conflicto dentro de Vader podía ser detectado sólo por su hijo, pero el conflicto y la dualidad de Kylo Ren está ahí para que toda la audiencia lo vea. Fue posiblemente el único riesgo que tomó Abrams - el mostrar a Kylo de esta manera - sabiendo que de todos los obstáculos que tenia que sobrepasar, el crear un villano que iguale al que es posiblemente el mejor de todo el cine era prácticamente imposible, así que decidió ir en una dirección diferente. Rey tal vez sea Luke Skywalker, pero nunca nadie confundiría a Kylo Ren con Darth Vader a pesar de su predilección por el negro.

    En toda la película, Abrams evade la exposición de una manera que es refrescante en en estos días de blockbusters sobresaturados de basura. Pero esto no resulta satisfactorio en todos los aspectos, en particular en lo que concierne a The First Order. Sabemos, por lo que se ha dicho en entrevistas, que fueron los Nazis Espaciales que sobrevivieron su derrota y huyeron a la Argentina intergaláctica. Pero no sabemos mucho más de la situación, eh, galaxopolítica en la que se desarrolla la historia. Hurgando en el poco material adicional que hay, se puede determinar que existe una Nueva Republica, y que The First Order es una especie de Estado Islámico que tiene cierto control de territorios adyacentes. De todo lo que quiso emular Abrams de Star Wars, la claridad del conflicto, y la inmediatez de la participación de los involucrados, del Imperio vs los underdogs no fue una de ellas.




    Episode VII

    Es fácil desestimar Star Wars: The Force Awakens como un simple refrito de Star Wars, pero hacerlo refleja una testarudez similar a la que cegó a los supuestamente críticos en el estreno de esta ultima en 1977.

    Sí, es una historia muy similar y familiar, justo como lo era la original, justo como lo es todo lo que vemos porque la creación de historias no es más que una mezcla y un remix de lo que ya existe; conectamos con ellas porque son parte de nuestro inconsciente colectivo y fue justo eso lo que Lucas explotó en 1977 y lo hace ahora Abrams en el 2015.

    El periodista Bill Moyers dijo la ultima palabra sobre Star Wars en uno de los tantos documentales al respecto: es muy divertido ver Star Wars. Es engañosamente simple, pero traiciona un mayor complejidad: es difícil hacer una cinta que contenga esa elusiva ‘magia’ que hace a los adultos ser niños de nuevos y a los niños y niñas imaginar. Star Wars: The Force Awakens captura ese vertiginoso espíritu de acción y romance; el élan ostentoso clásico de aventuras de la trilogía original que lo pone por encima de muchas otras muestras de cine supuestamente de “valor”

    Es muy, muy divertido ver Star Wars.

    La Historia ya no es provincia de un solo hombre, como Superman o Batman o Star Trek ya trascendió a su creador. Y justo como en los cómics, la Historia fue abierta para que sea reinterpretada para nuevas generaciones siguiendo las pautas marcadas por las originales, pero sin necesidad de borrar lo que ya conocemos. Gracias a eso Abrams pudo crear un amoroso homenaje que con respeto muestra lo que una cinta de Star Wars debe de ser, pero no de la manera infantil e insulsa como lo que vimos en Man of Steel (vis-a-vis Superman Returns) o The Incredible Hulk (Hulk) sino con emotivo cariño a la esencia.


    Star Wars debe de ser una experiencia cinematográfica distinta a cualquier otra, con la excepción de otra película de Star Wars, y con un respeto hacia la Historia que lo llevó ahí pero plantando las semillas para el futuro, J.J. Abrams logró lo que ni George Lucas pudo: traer balance a la Fuerza.

    --Héctor 



    Autor: Héctor Guerra

    Héctor todas las noches se dedica a combatir el mal en todas sus formas, aunque muchos piensan que es una excusa para salir a la calle en ropa interior. Además es miembro fundador de Crónicas del Multiverso.

    Website: 1 Multiversity Loop

    • Facebook
    Scroll to Top