Cronicas

728x90 AdSpace

  • Noticias

    martes, 20 de octubre de 2015

    60 años de Hobbits, Anillos y Espadas - The Lord of the Rings

     Todo comenzó con una fiesta esperada.

    No, esperen; hay que ir más atrás. A un agujero. Donde vivía un Hobbit. 

    Aunque si queremos remontarnos al verdadero inicio, entonces hay que viajar 101 años al pasado, a la tarde del 24 de septiembre de 1914. El joven John Ronald Reuel Tolkien estudiaba en Oxford, donde había iniciado estudiando los clásicos pero un año antes había cambiado su disciplina y se había dedicado a estudiar el Ingles. Con la Primera Guerra Mundial que se avecinaba, Tolkien escribió un poema dedicado a Éarendel, el marinero de las leyendas:
    Éarendel sprang up from the Ocean’s cup 
    In the gloom of the mid-world’s rim; 
    From the door of Night as a ray of light 
    Leapt over the twilight brim, 
    And launching his bark like a silver spark 
    From the golden-fading sand; 
    Down the sunlit breath of Day’s fiery Death 
    He sped from Westerland.
    Entonces, un mundo había sido creado.

    Tolkien peleó en la Primera Guerra Mundial, y después regreso a Oxford, donde se convertiría en profesor. Con un marcado interés en el lenguaje y en la narrativa, Tolkien había empezado a esbozar las aventuras de los Elfos de Occidente en sus luchas contra el Mal Encarnado de Morgoth. Esta creación; esta incesante necesidad de narrar estas historias, lo acompañaría durante toda su vida. 

    Un día de inicios de los 30s, el profesor se encontraba revisando exámenes y se topó con una hoja en blanco. En lo que sólo se puede considerar un momento de inspiración divina, escribió "In a hole in the ground there lived a hobbit". Tolkien no sabía qué era un Hobbit, y mucho menos por qué viviría en un hoyo en el suelo. Pero algo había comenzado en ese momento. Tolkien escribió todo un libro acerca de ese Hobbit, que llamaría Bilbo, el cual se embarca en una aventura llena de peligros y peripecias para recuperar un tesoro de las garras del malvado dragón Smaug.  Para 1932, The Hobbit estaría terminado. Gracias a una alumna suya, el libro llego a manos de los editores de George Allen & Unwin. El mismo Stanley Unwin se lo dio a leer a su hijo de diez años, y después de una entusiasta reseña, se publicaría el 21 de septiembre de 1937.

    El curioso y simpatico libro para niños fue todo un éxito. 

    Durante todo ese tiempo Tolkien nunca dejó de escribir sobre su mundo ficticio - su Legendarium - que para ese momento se había convertido en una historia de proporciones épicas; un romance mítico que cubría los cientos de años de lucha de los Elfos contra Morgoth y de los humanos justos que pelearon a favor del bien. Beren y Lúthien, Túrin y su espada negra y de todos los reyes Elfos y sus reinos en Beleriand que querían recuperar las sagradas joyas, las Silmarils, de las garras de Morgoth - esta era la saga del Silmarillion. The Hobbit no era parte de ella, aunque Tolkien había tomado ciertos nombres para darle trasfondo.

    El éxito inmediato de The Hobbit hizo que George Allen & Unwin le pidiera más historias que publicar. El profesor les envió varios escritos que no fueron leídos o no fueron entendidos (el que leyó The Lay of Leithian pensó que era un poema existente que Tolkien había traducido) y le fueron rechazados y se los regresaron un 16 de diciembre de 1937. Tres días después, el 19, Tolkien le escribe de vuelta a George Allen & Unwin diciéndoles que estaba trabajando en algo nuevo: una nueva aventura que involucraba Hobbits.

    El primer capitulo de esta nueva historia le vino a la mente del profesor de manera casi formada, aunque no sabia mucho del significado del Anillo y otros puntos importantes. El resto, con constantes revisiones que eran una extension natural del perfeccionismo que caracterizaba a Tolkien, tardó 13 años en ser completado. El resultado fue una obra distinta a lo que se conocía hasta ese momento, con una profundidad y alcance nunca antes visto. Tolkien no era partidario de la Suspensión de la Incredulidad - ese concepto que nos permite, por ejemplo, creer que una araña radioactiva puede conceder superpoderes; para él, la creación de un mundo secundario - una fantasia - radicaba precisamente en la credibilidad del entorno creado. Middle-Earth no iba a ser sólo un escenario, iba a ser un mundo vibrante y vivo, con sus habitantes, sus historias, su geografía y sus, tal vez por encima de todo, lenguajes. Una Mythopoeia, la realización de una subcreación como expresión de la imaginación humana - generadora de mitos.

    No todo resultó como Tolkien esperaba. Lo que él quería era publicar todos sus escritos. Una Gran Saga de Las Joyas y los Anillos, pero la vida real estaba en su contra. Tenia sus deberes y responsabilidades como profesor, lo que previno que terminara el Silmarillion y la Segunda Guerra Mundial había causado estragos a la economía de Gran Bretaña. Publicar todo era prácticamente imposible; ni siquiera había certeza de que se pudiera publicar un tomo tan extenso como The Lord of the Rings. El compromiso nunca fue del agrado de Tolkien: sería dividido en tres libros y publicado de manera gradual. Así, The Fellowship of the Ring salió a la venta el 29 de julio de 1954. La segunda parte - The Two Towers - se publicó unos meses después, el 11 de noviembre. Como parte de la historia, Tolkien incluyó copiosas notas extras, los 'Apéndices', que exploraban a fondo Middle-Earth, y la inclusión de estos demoró la salida del ultimo volumen hasta el siguiente año. Finalmente, The Return of the King se publicó hace exactamente 60 años, el 20 de octubre de 1955.

    La valentía de Frodo y Sam, la nobleza de Aragorn y la sabiduría atemporal de Gandalf capturaron la imaginación del público, convirtiendo a The Lord of the Rings en una de las piezas fundamentales de la cultura del siglo XX. Con 150 millones de copias vendidas hasta la fecha, está sólo por debajo del clásico de Charles Dickens A Tale of Two Cities (The Hobbit ocupa el tercer lugar). 

    Describir el impacto que ha tenido The Lord of the Rings es difícil. A Tolkien se le atribuye la creación de la "Alta Fantasía", un subgénero de la fantasia caracterizado por sus historias épicas en alcance, y la cantidad de autores que se han inspirado en su trabajo es cuantiosa. Tan sólo recientemente, el fenómeno cultural omnipresente que es la saga de Game of Thrones/A Song of Ice and Fire de George R.R. Martin es un descendiente directo - y confirmado por el mismo Martin - del trabajo de Tolkien. 

    Innumerables libros, ensayos y escritos tanto académicos como informales se han realizado sobre la saga, explorando la complejidad de los temas que uso Tolkien en su composición. Y claro, no se puede dejar de lado toda la variedad de adaptaciones que su trabajo ha tenido, las cuales han ayudado a difundir su obra. The Lord of the Rings ha estado presente en todos los medios, con videojuegos, adaptaciones en radio y, no podemos dejar de mencionarlo, una adaptación en cine que recaudo miles de dólares en taquilla y fue aclamada por el publico y la critica. 

    ¿Qué es lo que hace que perdure The Lord of the Rings? Aunque el mismo Tolkien rechazaría el estudio de su obra como parte del esquema alegórico Cambelliano, es un hecho que se ajusta al Monomito, y es profundamente arquetípica; lo que Tolkien describe como "Aplicabilidad" lo podemos ver en el significado - elusivo, pero paradójicamente claro - del Anillo Único. La maldad que representa está siempre presente, y cada generación le puede dar un significado que se apegue a su contexto. 

    Pero sobre todo, pienso que lo que hace de The Lord of the Rings es la humanidad y compasión reflejada en sus personajes y su historia. Al final, la derrota de Sauron no fue gracias al noble rey cuyo linaje se remonta a los más grandes reyes de los Elfos; ni del sabio Istari de allende el mar o el príncipe Elfo. Todos ellos son héroes, sí, pero la victoria - la 'Eucatástrofe' como la llamaba Tolkien - proviene del heroísmo extraordinario de aquellos a los que consideramos más ordinarios. Hay muchos grandes héroes en la ficción, pero lo que pone a Frodo y a Sam por encima de ellos es que no necesitaron superpoderes o ser hijos de un Jedi para combatir el mal - sólo necesitaron ser humanos.

    De todas las maravillosas frases de The Lord of the Rings, esta de Gandalf es la que sobresale:
    All we have to decide is what to do with the time that is given to us.
    El profesor Tolkien dedicó una gran parte de su vida a escribir historias que han inspirado a mucha gente durante décadas. El día de hoy celebramos una de ellas.

    Autor: Héctor Guerra

    Héctor todas las noches se dedica a combatir el mal en todas sus formas, aunque muchos piensan que es una excusa para salir a la calle en ropa interior. Además es miembro fundador de Crónicas del Multiverso.

    Website: 1 Multiversity Loop

    • Facebook
    Scroll to Top